Catas   

Catar un vino es un arte que tiene elementos de ciencia y de un saber acumulado que solamente se aprende con la experiencia. Pero vamos a empezar por definir que es una cata.

Una Cata  de vino, es el proceso de analizar y apreciar los caracteres olfato gustativos del vino.

La cata sensorial es el análisis que podemos realizar a través de los sentidos, para evaluar y disfrutar del vino.

Si analizo químicamente una botella de vino el resultado será un 85% de agua y el 15% entre alcohol y otros, con estos datos las sensaciones que realmente nos interesan quedan al margen.

       

Cursillo de cata impartido por JMª Caro

El vino es algo más. En Cierta ocasión un profesor, que intentaba transmitirme  el sentido de esta frase expuso un ejemplo que a mí me gusta recordar.

Si en un planeta lejano estuvieran interesados en saber que es el templo de la Sagrada Familia, supongo que enviarían a un extraterrestre a Barcelona para tomar unas notas.

Una vez de vuelta a su planeta, se reunirían los más sabios para escuchar al enviado y poder valorar de qué se trata. La conclusión fue que los terrícolas visitaban unas 130.000 toneladas de piedra, 6.000 toneladas de tierra y cemento, madera, vidrio, hierro, etc..

Con este análisis se perdieron lo que de verdad importa, los detalles arquitectónicos, la luz que reflejan sus vidrieras, la espiritualidad, todo aquello que un genio como Gaudi  nos quiso transmitir.

Al degustar un vino tenemos que seguir por orden tres pasos importantes.

1º Mirar para definir aspecto y color.

2º Oler para encontrar los aromas.

3º Degustar para definir sus sabores.

Precisando aún más, tenemos que utilizar los seis sentidos, a saber.

  • Vista: Sensaciones visuales, color, intensidad, efervescencia......

  • Olfato: Sensaciones olfativas vía nasal, aroma, buquét.......

  • Gusto: Sensaciones gustativas, sabor, persistencia.......

  • Tacto: Sensaciones químicas en contacto con las mucosas de la boca, astringencia, térmicas....

  • Oído: Sensaciones que experimentamos, al escarciar el vino, poniendo a punto todos los sentidos, las glándulas gustativas comienzan a segregar saliva.

  • El sexto sentido, es el sentido común, un buen aliado para todas las ocasiones.