Las cepas y sus frutos las uvas

 

VARIEDADES BLANCAS CULTIVADAS EN ESPAÑA

 AIREN. Es la variedad con mayor superficie plantada en España y probablemente en el mundo. Los racimos son grandes y apretados. Es considerada variedad principal en la D.O Vinos de Madrid y está muy presente en las D.O. La Mancha y Valdepeñas, entre otras muchas zonas.

 ALBARIÑO: Se produce principalmente en la costa atlántica de Galicia. Esta uva, probablemente de origen centroeuropeo, es propia de zonas frías y húmedas. De sabor afrutado y floral, el vino se caracteriza por un tacto graso y un sabor persistente.

 

 CHARDONAY: Procedente de la Borgoña francesa, se ha convertido en la uva blanca más preciada del mundo. Sus vinos se caracterizan por su ligero aroma ahumado y ofrecen muy buenos resultados envejecidos en madera, debido a su alto extracto seco y su escaso nivel de oxidación. Perfectamente adaptada en diversas zonas españolas (Penedés, Costers del Segre, Navarra, Somontano, etc.), hasta el punto de estar admitida como variedad en los Reglamentos de sus Consejos Reguladores.

 GARNACHA: Da lugar a vinos de gran cuerpo y elevada graduación alcohólica. Muy extendida por toda España, siendo más abundante en Tarragona, Zaragoza y Teruel. Considerada variedad principal en las D.O. Alella, Costers del Segre, Tarragona y Terra Alta.

 

 GEWÜRZTRAMINER: (blanca). Variedad de la especie "traminer" de sabor especiado, que se cultiva en la zona de Alsacia y Alemania. Se cultiva algo en Somontano y Penedés.

 GODELLO: Cultivada en Valdeorras (Orense). Tiene un alto nivel de glicerol que, con una acidez contundente, da un agradable sabor agridulce.

 HONDARRABI ZURI: Es la base del tradicional chacolí vasco. La versión blanca es más frecuente en la D.O. Chacolí de Guetaria.

 MACABEO-VIURA: Variedad básica de los blancos riojanos de calidad así como de los cavas. La lenta oxidación de sus mostos la hace muy apropiada para el envejecimiento en roble. Es pálida y ligero, con recuerdos de frutos verdes.

 MALVAR: Abundante en Madrid (73%), Guadalajara y Toledo. Considerada variedad principal en la D.O. Vinos de Madrid.

 MALVASÍA: Es una de las cepas más antiguas que se conocen. Originaria de Asia Menor, debe su nombre al puerto de Monemvasía, en el sur del Peloponeso. Da lugar a vinos muy aromáticos y personales. Se parece mucho a la Moscatel en su ligero amargor, combinado con un dulzor grato muy personal. Tradicionalmente se ha utilizado para elaborar vinos de postre, corpulentos, ricos en extracto, con sabor a Moscatel, muy perfumados y casi almizclados.

 MOSCATEL: Se suele elaborar en mistela y da vinos aromáticos, nítidos, muy fragantes y frescos si se trata de mistela recién elaborada. Se cultiva en Levante, Cádiz, Málaga y la cuenca media del Ebro.

 PALOMINO: Es la variedad por excelencia de Jerez. Su rápida evolución la faculta para la elaboración de vinos generosos. Tiene poco cuerpo y un sabor fresco punzante con matices de almendras amargas. Orense, León y Valladolid son otras provincias donde se cultiva la palomino.

 PARELLADA: Se cultiva en las zonas altas de Cataluña. Es la uva más fina y por tanto la más difícil de elaborar. Los vinos, de poco grado, son pálidos, con aromas delicados y poco cuerpo. Actúa como complementaria en la elaboración de los cavas.

 PEDRO-XIMENEZ: Crece principalmente en las provincias de Córdoba y Málaga. Es la uva con que se elaboran los vinos de Montilla-Moriles y su rápida evolución la hace muy apropiada para los vinos generosos secos y dulces, así como para los dulces de Málaga combinada con la moscatel. Empleada en vinos secos, deja en la boca una agradable sensación de suavidad.

 RIESLING:. De ella proceden los vinos blancos más preciados de Alsacia, Mosela y Rin. La uva es pequeña y amarillenta, de producción limitada. Da vinos secos, afrutados, frescos y florales. Se cultiva en Cataluña.

 SAUVIGNON-BLANC: (blanca). Produce uva blanca de calidad. Sus frutos son pequeños y de color dorado cuando maduran. Se cultiva principalmente en Burdeos (Graves) y en el Loira y se ha ido aclimatado en otros países como Argentina, Chile, Uruguay o California y sobre todo Nueva Zelanda. En España se cultiva principalmente en la D.O. Rueda.

 TREIXADURA: Es otra uva gallega semejante al albariño pero menos glicérica y refinada, la uva tradicional del Ribeiro. Su sabor recuerda a manzanas maduras y combina perfectamente con el albariño. De caracteres florales y afrutados, es una uva de primera que sin embargo tiene una producción muy pequeña.

 
VERDEJO: La uva blanca de Rueda, de la franja del Duero y de otras áreas de Castilla. Era la base de los denominados "vinos de solera", rancios y con largas crianzas. Hoy se ha sumado a las nuevas tendencias de vinos afrutados y se utiliza para elaborar vinos más jóvenes., muy afrutados, de color amarillo verdoso y, en paso de boca, con un agradable toque amargoso. XAREL-LO. Muy armoniosa pero con mayor cuerpo. Se complementa muy bien con otras variedades. Cuando madura bien y sus rendimientos son bajos, posee un buen carácter.

 XAREL·LO: Muy armoniosa pero con demasiado cuerpo, rasgo poco apropiado para los vinos jóvenes. Se complementa muy bien con otras variedades, así como en la base de la elaboración de los cavas.

VARIEDADES TINTAS CULTIVADAS EN ESPAÑA

 

 BOBAL: Rica en materias colorantes. Aunque su calidad es muy discutida por ser bastante productiva, puede dar lugar a buenos vinos tintos y rosados. Presente en la D.O. Utiel-Requena, la D.O. Valencia y las provincias de Cuenca y Albacete, sobre todo.

 CABERNET FRANC: De origen bordelés como la cabernet sauvignon, pero da lugar a vinos más suaves que aquélla. Según parece, podría estar emparentada con la mencía, abundante en zonas de Galicia y Castilla.

 CABERNET SAUVIGNON:  De origen francés, es la típica de los tintos de Burdeos. Es ideal para vinos de crianza, tiene un color intenso, taninos vigorosos y un aroma penetrante de violetas y bayas. En España se ha aclimatado perfectamente en zonas como el Penedés, Navarra y la Ribera del Duero, aunque es difícil encontrar una zona productora de tintos en la que no se haya cultivado esta variedad gala en los últimos años.

 CARIÑENA: Uva predominante de los vinos tintos catalanes, que forma parte asimismo de las elaboraciones en Rioja donde recibe el nombre de Mazuela- y Aragón. Se complementa bien con la garnacha ya que posee mayor acidez y poco nivel oxidativo, lo que la hace ideal para envejecer. 

 GARNACHA: Se trata de la variedad tinta más extendida en toda España, debido a su fácil cultivo y buena producción. Su aporte de cuerpo, frutosidad y carnosidad, la hacen complemento ideal para realizar mezclas equilibradas. Tiene una gran tendencia a la oxidación, circunstancia aprovechada en algunas zonas para elaborar vinos rancios y de postre. En los últimos años y merced a las nuevas tecnologías se está redescubriendo una calidad insospechada para tintos jóvenes.  

 GRACIANO: De escaso rendimiento, da lugar a vinos muy apreciados. Los vinos jóvenes de Graciano son muy tánicos, broncos y ásperos, pero experimentan una magnífica evolución durante la crianza en madera y botella. Por ello intervienen en los grandes reservas riojanos y navarros.

MAZUELO:   En algunas zonas del mundo conocida con el nombre de Cariñena.Variedad clásica i tradicional de la vid mediterránea. Necesita climas secos, con otoños poco húmedos, cuando se cultiva en condiciones exigentes, en suelos pobres y con poca producción, produce vinos robustos, de alta graduación, ricos en pigmento.

MENCIA: Su cultivo está limitado a la zona noroeste de la Península, abundando en los límites de las provincias de León y Zamora con Galicia. Tiene un gran parecido con la cabernet-franc y produce vinos afrutados con gran color y acidez.

 MERLOT: De origen francés, posee un color oscuro con tintes azulados y una piel muy gruesa. Es la uva tinta foránea más aceptada en España, debido a que sus taninos son muy dulces. Aunque es más temprana que la cabernet, se comporta muy bien en zonas cálidas. Se cultiva principalmente en Somontano y Cataluña.  

 MONASTRELL: Variedad característica de toda la zona levantina, predominando en las D.O. de Jumilla, Yecla, Alicante y Almansa. Es una variedad muy dulce y productiva y tradicionalmente se ha utilizado para elaborar vinos rancios o de postre, al ser de evolución rápida. Tiene un gran aroma y sabor que necesita reforzarse con una variedad de evolución más lenta para los vinos que vayan a envejecer.

 NEGRAMOLL: Da lugar a vinos ligeros, suaves y aromáticos de gran calidad cuando son jóvenes. Característica de algunas comarcas canarias, en especial de la D.O. Tacoronte-Acentejo, en la que es mayoritaria.

 PRIETO PICUDO. Da lugar a vinos muy aromáticos y personales, algo ligeros en cuanto a color pero muy agradables. Encuentra su feudo en la zona de Valdevimbre Los Oteros, en la provincia de León. Los vinos que se obtienen se caracterizan por ser muy aromáticos y algo ligeros de color.

 PINOT-NOIR: Clásica de Borgoña y Champagne. El origen de su cultivo es tan antiguo que ya existía en la Galia cuando fue conquistada por los romanos. Su fruto es pequeño, de piel oscura violácea y muy colorante. Sin embargo, este color en el vino lo va perdiendo más deprisa que otras cepas, y se torna más anaranjado. Se cultiva en Cataluña principalmente. 

 SYRAH: Es por excelencia la cepa del Ródano y Australia. las uvas ovoides y pequeñas son de un sabor muy agradable. Sus vinos tienen un aroma característico a violeta. En la actualidad, se presenta como una uva de futuro en Jumilla para combinar con la monastrell.  

 TEMPRANILLO: Es la uva noble española por excelencia. Su nombre varía en función de la zona en donde se desarrolla: tempranillo en La Rioja, tinto fino o tinto del país en la Ribera del Duero, ull de llebre en Cataluña, cencibel en La Mancha y tinto de Madrid en los alrededores de la capital. De gran finura y muy aromática, proporciona vinos de gran calidad y prolongado envejecimiento, debido a su escaso nivel oxidativo. Su sabor es muy afrutado y posee un color rubí característico, apreciable sobre todo en los vinos jóvenes.

 TINTA DE TORO. Da lugar a vinos aromáticos y de buena calidad, aunque no es muy productiva. Con ella se obtienen tintos de gran personalidad, bastante cercanos al sabor de un Ribera del Duero y al color de un Burdeos. A su alta graduación (pueden alcanzar los 14 grados) y gran cuerpo, se une la franqueza de su aroma, el color intenso y la expresión amplia y equilibrada que dejan al paso por boca.